Consejos para disminuir el impacto emocional del divorcio en los niños

Ante una situación de divorcio, los niños requieren de un período de adaptación y comprensión de los cambios que acarreará este tipo de decisión.

El divorcio de los padres es un acontecimiento que puede repercutir en el desarrollo psicosocial del niño. A pesar de ser una situación que genera estrés en toda la familia por la ruptura que esto implica, sus consecuencias no necesariamente pueden ser negativas o irreparables.

En muchas ocasiones el divorcio supone el cese de conflictos, discusiones y desencuentros entre la pareja. Aun así se requiere de un período de adaptación y comprensión de los cambios que acarreará este tipo de decisión.

Para tener el menor impacto emocional en los niños, es importante por parte de los padres poner en marcha estrategias que lo aminoren como:

  • Habla con tus hijos y explícales los cambios que se avecina, mantente abierto a contestar sus dudas y preguntas sobre lo que ocurre y el futuro que vendrá.
  • Ofrécele una visión positiva de la nueva vida que tendrán y de la ventaja que puede tener.
  • Es importante que le dejes claro que el divorcio es un asunto entre adultos, que la separación es tuya y de tu pareja no entre los hijos y que ellos no son responsables.
  • Marca la diferencia entre los problemas de pareja y padre e hijos. Evita meter al niño en las discusiones o desencuentros con tu pareja, déjalo al margen. Nunca los utilices como mediador o como arma para chantajear o molestar a tu pareja.
  • Evita tener discusiones enfrente de tu hijo. Si tus conflictos son fuertes con tu pareja busca momentos para hablar sin que tus hijos estén presentes.

girl-1641215_1280

  • Favorece el encuentro y las relaciones con cada uno de los padres.
  • No digas comentarios negativos ni ironías sobre el otro miembro de la pareja, no olvides que es el papá o mamá de tu hijo.
  • Procura empatizar con los sentimientos de tus hijos, muchos de los cambios no son de su agrado y suponen una perdida dolorosa para ellos.
  • Busca actividades gratificantes, pero no busques compensarle por lo que está sucediendo.
  • El afecto y la comunicación siempre debe estar presente pero sin caer en la sobreprotección ni la lástima.
  • Si es posible intenta platicar con tu ex pareja para poder mantener “un frente común” en cuanto a la educación, límites y disciplina. Eviten caer en buscar que uno sea “el bueno” y otro el “malo”. No es un concurso para ver a quién quieren más tus hijos.
  • No celes a tus hijos con tu expareja y no limites las manifestaciones de afecto o gusto que puedan mostrar tus hijos al encontrarse con ella o él.
  • Procura mantener en la medida de lo posible sus rutinas y actividades escolares y extraescolares, esto le ayudara a sentir menos el cambio.
  • Es importante que te mantengas en comunicación con los maestros de tus hijos para establecer una adecuada red de apoyo a tus hijos.
  • Si sientes que el divorcio te sobre pasa, y no sabes cómo manejarlo, no dudes en buscar ayuda y orientación para ti, es importante que tú te encuentres bien para que tus hijos también lo estén.

 

MagdaFotoPor: Magda Amézquita Laguna
Psicóloga – Maestría en Terapia de Pareja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *