Consecuencias del maltrato en la crianza de los hijos y cómo evitarlo

Ser padre o madre no es una tarea fácil.

boy-529067

Ser padre o madre no es una tarea fácil, la mayoría intenta hacer lo mejor posible; aun así, algunos padres pueden considerar que la violencia, golpes o maltrato de alguna forma puede “ayudar” en la educación o manejo del niño, ya sea porque consideran que el niño no entenderá de otra forma, hacerlo evitará males mayores o, peor aún, que el niño “salió torcido” y es la única forma de corregirlo. Esto muchas veces solamente refleja falta de conocimiento del desarrollo del niño e incluso carencia en habilidades o herramientas por parte de los padres. Como bien dicen, a nadie se nos enseña cómo ser un buen padre, pero el hecho de que te tomes el tiempo de leer esto indica que tienes el deseo de hacer lo mejor posible para mejorar como padre o madre y, sobre todo, que quieres que tu hijo o hija sean felices.

Tener una buena comunicación, una buena relación y el establecimiento de límites requieren tiempo y dedicación con el que muchas veces no contamos, pero todo lo que hagas tendrá resultados positivos en la familia.

Educar con violencia, golpes o humillación generará en los niños sentimientos de inferioridad, rabia y baja autoestima. La relación con tus hijo estará basada en el miedo; difícilmente podrá existir diálogo con ellos y no le enseñarás a reflexionar acerca de lo que es correcto o no, a respetar los derechos de otros y los propios; tu hijo puede ser propenso a tener una conducta sumisa o rebelde, es decir, ser una persona sin criterio propio. Además, el maltrato tiene consecuencias psicológicas tan graves como la angustia y la depresión.

father-1633655

La convención sobre los derechos del niño de la ONU dice: “La educación del niño deberá estar encaminada: a) a desarrollar la personalidad, las aptitudes y la capacidad mental y física del niño hasta el máximo de sus posibilidades; b) a preparar al niño para asumir una vida responsable en una sociedad libre, con espíritu de comprensión, paz, tolerancia, igualdad de los sexos y amistad entre todos los pueblos” (Artículo 29.I de la Convención sobre los Derechos del Niño)

Algunas conductas que te ayudarán a conseguir lo anterior son:

  • Conocer a tu hijo
  • Demostrarle afecto
  • Generar una relación y un ambiente de confianza
  • Establecer límites consistentes que le ayuden a autorregular su comportamiento
  • Escucharlo
  • Dialogar con él
  • Respetar sus espacios y sus tiempos.

De esta forma estarás construyendo una relación basada en respeto y confianza mutua.

MagdaFotoPor: Magda Amézquita Laguna
Psicóloga – Maestría en Terapia de Pareja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *