¿Cómo establecer límites sin afectar el autoestima de nuestros hijos?

La parentalidad positiva requiere de esfuerzo, constancia, paciencia y dedicación, ¡tú puedes hacerlo!

El seno familiar es el medio idóneo y parte fundamental para el crecimiento de los niños y niñas. Crecer en un ambiente familiar que les proporcione seguridad, comprensión y amor es la mejor forma de asegurar que el niño tenga un adecuado desarrollo emocional, físico y social, para ello es necesario ejercer una parentalidad responsable y positiva, basada en los derechos de los niños, en el afecto y en el establecimiento de límites y normas de acuerdo a su edad.

La parentalidad positiva se basa en tres condiciones:

1. Conocer
2. Proteger
3. Dialogar

child-1271522_1280

Para ello es necesario que:

  • Se conozca y entienda al niño o niña, es decir, como sienten, piensan y reaccionan según su etapa de desarrollo. Muchas veces por desconocimiento exigimos al niño que realice o comprenda cosas que todavía no le corresponde o, por el contrario, se le sobreprotege o excusa de actividades que ya puede realizar.
  • Se ofrezca seguridad y estabilidad para que los niños puedan confiar en sus padres y se sientan protegidos y guiados; se necesita que ellos se sientan escuchados.
  • Aprendan a solucionar los problemas de una forma positiva, estimulándolos y enseñándoles a hacerlo sin recurrir a castigos físicos y humillantes, ya que estos métodos provocan en los niños dolor, tristeza, miedo, inseguridad, dificultad para relacionarse con los demás, culpabilidad y baja autoestima.

Recuerda que corregir no es pegar ni humillar, pero sí establecer límites y normas claras. La parentalidad positiva requiere de esfuerzo, constancia, paciencia y dedicación, ¡tú puedes hacerlo!

 

MagdaFotoPor: Magda Amézquita Laguna
Psicóloga – Maestría en Terapia de Pareja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *