Ayuda a tu hijo a adaptarse a la llegada de un nuevo hermano

La llegada a casa de un nuevo hermano.

La relación entre los hermanos puede ser una fuente de experiencias positivas que contribuya de forma importante en el desarrollo cognitivo, emocional y social de los hijos. Tener un hermano fomenta el entrenamiento y descubrimiento de nuevas habilidades y sentimientos, aunque también existe la posibilidad de que los hermanos lleguen a rivalizar y competir. Uno de los estados psicológicos que caracteriza estas situaciones es el sentimiento de ambivalencia que puede surgir entre ellos, emociones como amor y odio, cercanía y rechazo. Esta ambivalencia se puede manifestar por medio de demostraciones de afecto y comunicación y con episodios de peleas y conflictos.

Las relaciones entre los hermanos se inician con la llegada de un nuevo hijo, lo que provoca que el hijo recién llegado “destrone” al mayor o al que le precede. La exclusividad, atención y dedicación es repartida con el nuevo miembro. Como el nuevo miembro requiere mayores cuidados puede crear una sensación de desventaja en el hijo mayor, lo que puede generar sentimientos de rivalidad por la atención, amor y cuidados de los padres.

Llegada del BebéLos cambios ocasionados por la llegada de un nuevo miembro a la familia pueden aminorarse con el comportamiento de los padres. Algunas recomendaciones son:

1. Prepara a tu hijo para la llegada de un nuevo hermano; explica los cambios que se avecinan desde el inicio del embarazo y hazlo participar en decisiones como cambio de habitación, mobiliario, etc.

2. Procura no desatender las necesidades del hijo mayor, dale sus tiempos y crea espacios para él también. Planifica actividades y momentos solo con él donde ellos sientan que son los protagonistas.

3. Involucra a tu hijo mayor, cada vez que se pueda, para que interactúe desde el inicio con su hermano, puede ser con las tareas del cuidado del pequeño. De esta forma facilitará la percepción del hermano como una persona con sentimientos y necesidades y evitará que se sienta excluido.

4. No olvides tener expresiones de cariño para los hermanos mayores, además de mostrarte paciente y flexible con las reacciones de celos, platica con él.

5. No cedas a chantajes del niño mayor y no prestes atención a los berrinches y conductas inadecuadas. Los límites y reglas tienen que continuar aunque llegue un nuevo miembro.

6. Reconoce y aplaude las manifestaciones positivas que tu hijo mayor pueda tener con el bebé.

7. Evita cualquier comparación entre ellos y destaca las cualidades que cada uno de ellos tiene en particular.

8. Procura compartir juegos con todos los miembros de la familia, esto los unirá más.

 

MagdaFotoPor: Magda Amézquita Laguna
Psicóloga – Maestría en Terapia de Pareja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *